mail marketing 17 enero

El sector inmobiliario, al igual que las principales firmas tecnológicas y de consumo, ha puesto su punto de mira en la generación de los nacidos a partir de los ochenta. En nuestro país vienen a ser unos 11 millones de personas que representan el 24% de la población. La llamada generación Millennial, con una aportación clave en los conocimientos tecnológicos de ultima dimensión y que lo adaptan a diario en sus comportamientos sociales, pero a su vez con recursos limitados o sueldos mileuristas, son aún así la punta de lanza para cambiar los moldes, hasta ahora establecidos en la cultura de la vivienda en España, favorecida tradicionalmente por  incentivos fiscales y gubernamentales de otras épocas.

De esta manera la nueva generación se ve impulsada a encontrar nuevas soluciones para su independencia, de una parte movidos por la dificultad para encontrar financiación bancaria o como resultado del precio de las viviendas que no se corresponde a los salarios que cobran en la actualidad. La generación del milenio se ve afectada por la precariedad laboral, que a pesar del repunte exponencial generado en el empleo de los dos últimos ejercicios, mantiene todavía tasas insuficientes para generar estabilidad laboral.

Para equilibrar la balanza, el alquiler trae consigo que puedan sopesarse con mayor flexibilidad la elección para encontrar vivienda, por ejemplo en zonas céntricas o bien comunicadas con amplia oferta cultural o de ocio, donde la vivienda a estrenar no está al alcance de las personas ubicadas en este segmento de la población. Otra de las atribuciones tiene que ver con la necesaria movilidad laboral y la mayor concienciación al respecto, así como lo relacionado con un mayor consumismo y una tendencia menos acusada hacia el ahorro.

living-room-1644496_1920

 

KITCHEN 2